Éxito memorable de la gira de Alan Woods en Bolivia

Más de 500 personas llenaron el patio de la Carrera de Sociología de la USFXCh de Sucre mientras que la Aula Magna del campus de la UAGRM de Santa Cruz de la Sierra, con una capacidad de 250 personas, quedó pequeña frente a la participación. En Sucre asistieron hasta el final prácticamente todos los estudiantes de la Carrera de Sociología, además de docentes, trabajadores, militantes del MAS y dirigentes de la Federación Sindical de Trabajadores Campesinos Originarios de Chuquisaca, quienes intervinieron saludando el evento y la presencia de Alan Woods.

Alan_Woods_in_Bolivia-1En Santa Cruz de la Sierra se contó con la presencia, entre otros, de muchos estudiantes de diferentes carreras, particularmente Sociología y Ciencias Políticas, dirigentes de la COD, fabriles, dirigentes de la Federación del Magisterio Urbano de Santa Cruz, numerosos militantes de Juventudes del MAS-IPSP, inclusive el dirigente nacional de la misma organización, los compañeros del colectivo Video Urgente quienes entrevistaron a Alan Woods a finalizar el evento y un equipo de Canal 7, el canal de Estado. Sin querer menospreciar a nadie de los asistentes queremos resaltar la presencia del compañero José Justiniano Lijerón, uno de los más destacados cuadros dirigentes nacionales de aquella COB que luchaba contra las dictaduras y por la Asamblea Popular, quien concurrió al evento a pesar de su delicada condición de salud.

En sus ponencias sobre el “Socialismo del Siglo XXI y la Revolución Mundial” Alan Woods empezó recordando las promesas de paz y prosperidad que los ideólogos del capitalismo y las clases dominantes realizaban hace poco más de 20 años, tras la caída de la URSS. Enfatizó como frente a una etapa de larga expansión del capitalismo los llamados ideólogos de la “nueva izquierda” avanzaban la necesidad de “adaptar” el marxismo a las nuevas situaciones, formulando nuevas teorías que acababan por aguar y desvirtuar el contenido revolucionario y emancipador del marxismo, representando nada menos que una capitulación frente a las ideas de la clase dominante y al capitalismo.

La teoría del Socialismo del Siglo XXI tiene una considerable ventaja frente a cualquier otra; nadie sabe que es realmente. Es un contenedor vacio que con una fraseología académica e incomprensible se llena en realidad de reformismo”, resaltó Alan, que remarcó además como la maravillosa revolución en el mundo árabe, a la cual dedicó larga parte de sus ponencias, barre de un solo golpe tanto las falsas promesas del capitalismo como las ilusiones reformistas del revisionismo.

La revolución en los países árabes demuestra de manera inequivocable y practica la vigencia del marxismo, de la lucha de clase y de la centralidad del movimiento obrero, que está jugando un papel de vanguardia indispensable en Túnez, Egipto y en los demás países de Norte de África y Oriente Medio. “En el mundo moderno no brilla luz, ni gira una rueda sin el amable permiso de la clase obrera” en esto consiste la fuerza de los trabajadores y su peso social. Cuando, como en Egipto o Túnez, los trabajadores toman consciencia de esta fuerza no hay ejército, policía o represión que pueda detenerlos.

La revolución árabe ha solo comenzado. Esta revolución nace de demandas sociales por trabajo, vivienda, salud, educación etc. que el capitalismo en la crisis más profunda de su historia es incapaz de atender “porque no puede atenderlas ni en las grandes potencias económicas mundiales como Europa o EEUU como demuestran las luchas en el viejo continente y de los trabajadores de Wisconsin (EEUU)”. Por esto es necesario “que la tierra, los bancos, las grandes industrias pasen al Estado y el Estado pase a la clase trabajadora”, una aseveración que fue acompañada por aplausos llenos de entusiasmo.

Como afirmado por el camarada Alann G., representante de nuestra CMI en Santa Cruz de la Sierra, esta conferencias tenían el objetivo de revertir el punto de vista de ver “el mundo desde Bolivia”, comenzando a ver “Bolivia desde el contexto mundial de la crisis del capitalismo”. A partir de este marco hubo muchísimas preguntas sobre la situación en Bolivia, las perspectivas del proceso revolucionario boliviano, el papel del movimiento indígena etc.

Alan_Woods_in_Bolivia-2Al respecto Alan Woods remarcó la posición que como Corriente Marxista Internacional defendemos. Nosotros apoyamos y participamos activamente al fortalecimiento del gobierno de Evo Morales y del MAS, porque como cualquier trabajador, campesino e indígena de Bolivia somos conscientes de que nuestros enemigos comunes son la derecha, la oligarquía y el imperialismo. Sin embargo en el marco de esta batalla común combatimos las ideas del reformismo por representar un peligro para nuestro mismo proceso revolucionario. Haciendo un paralelismo con la situación en Venezuela, muy similar a lo que ocurre hoy en Bolivia, Alan Woods recordaba cómo “es imposible hacer una revolución a medias, sin expropiar el gran capital, porque esto genera caos, saboteo productivo, huida de capitales y hace imposible una verdadera planificación de la economía. No se puede planificar lo que no se controla y no se puede controlar lo que no es tuyo”.

Si la revolución se queda en medio camino es mejor no empezarla, porque las consecuencias pueden ser terribles. Si la burguesía y el imperialismo conservan su poderío económico sabotean, provocan caos. El reformismo siembra decepción, desconfianza en las filas populares y allana el camino al retorno de una derecha enfurecida que aplastará todas las conquistas sociales y democráticas de trabajadores, campesinos y pueblos indígenas moviendo contra ellos todo el aparato estatal, las leyes, los jueces, la represión, para evitar que vuelvan a levantar cabeza. Esta es la lección histórica de las revoluciones mundiales”, enfatizó en sus respuestas Alan Woods.

El éxito de las conferencias de Alan Woods en Bolivia es aun más extraordinario si consideramos que ninguno de los libros que hicieron conocido a este teórico, revolucionario y dirigente marxista fueron publicados en Bolivia. Para obviar a esta situación los camaradas de la Corriente Marxista Internacional pusimos a la venta libros del Centro de Estudios Socialistas “Carlos Marx” y rifamos las pocas copias que tenemos a disposición del último libro de Alan Woods “Reformismo o revolución, marxismo y socialismo del siglo XXI”, recaudando en total un monto de alrededor de 800 bolivianos como base para la publicación en Bolivia de los libros de Alan Woods y de otros clásicos del marxismo.

Esta exitosa gira de Alan Woods a Bolivia fue organizada gracias al empeño de los camaradas de la Corriente Marxista Internacional y de los Centros de Estudiantes de Sociología de Sucre y Santa Cruz de la Sierra a nombre de todos los cuales queremos agradecer el precioso e inestimable apoyo de la Embajada de la hermana Republica Bolivariana de Venezuela, que colaboró en todos los aspectos logísticos dando una prueba más del activo cuanto impagable apoyo de la revolución bolivariana a la causa de la revolución mundial y del socialismo.

El ambiente muy entusiasta y politizado entre los asistentes a las conferencias animó el propio Alan Woods a saludar con estas palabras a los participantes “frente a mi no están jóvenes, ni estudiantes; veo el ejercito del proletariado, el ejercito de la revolución mundial”, afirmaciones que fueron saludadas con calurosos aplausos. La tarea de todos ahora es de organizar y consolidar este ejército en vista a las batallas que nos esperan por la profundización hacia el socialismo de nuestro propio proceso revolucionario y por la revolución mundial.

Fuente: El Militante (Bolivia)

Marxist.com

Noticia del canal electrónico no encontrada